11 de enero de 2015

Ai Weiwei en La Virreina



On the Table - Ai Weiwei

05.11.2014 - 01.02.2015

Todavía quedará casi un mes para poder ir a esta, casi obligada exposición que el centro La Virreina expone. On the table de Ai Weiwei. Probablemente el artista chino más internacionalmente conocido de estos momentos.
Para poder entender la mayor parte del trabajo de Weiwei (y de todo), es necesario haber leído algo sobre él y sino es el caso y te acercas a bote pronto a la exposición, será obligatorio ir leyendo el pequeño dossier que te darán en la entrada.
Una buena idea sería ver el documental que hace poco pusieron en televisión: Ai Weiwei never sorry para hacerse un idea lo suficientemente amplia y poder visitar la exposición sin detenerse en leer en los cansados textos pegados en las paredes.


Otra posibilidad es ver otro video que podemos encontrar en la web de La Virreina, donde Manel Ollé, profesor titular en historia y cultura de la China moderna y contemporánea, nos habla sobre algunos de los trabajos de Ai Weiwei.


Humildemente también ofrezco este texto que escribí y que forma parte de un trabajo más amplio para una PAC de la UOC, cuando estudié la asignatura: Arte del siglo XX.

Brevemente remarco algunos puntos:

Es un artista, que tuvo una infancia difícil, donde su padre, un famoso poeta fue repudiado en una larga etapa de su vida y expulsado a la zona del desierto de Gobi, al noroeste de China.
En 1978 entró en el Beijing Film Academy y estudió animación.
De 1981 a 1993 vivió en los Estados Unidos, la mayor parte del tiempo en New York. 
En 1993 regresa a China al estar su padre enfermo. Ayuda a establecerse el Beijing East Village y publicar tres libros sobre la nueva generación de artistas en China. Black Cover Book (1994), White Cover Book (1995), and Gray Cover Book (1997).
En algunos de sus trabajos, Ai Weiwei empleaba jarrones de cerámica china del neolítico de cuatro mil años de antigüedad para hacer algunas obras. A menudo redecoraba estos objetos antiguos y venerados con colores chillones o pintaba el logotipo de CocaCola en uno de sus lados.



El enfoque emprendedor del Ai Weiwei le han llevado a asumir tareas como arquitecto (formó parte del diseño del Estadio Olimpico de Pekín, el Nido del Pajaro), comisario, escritor o fotógrafo. A pesar de formar parte de este equipo olímpico, no apoyo la candidatura y estuvo en contra debido a la política de su país.
Ai Weiwei ha comentado en alguna ocasión que toda acción que realiza forma parte de su obra. 
Una de sus instalaciones más conocidas es la que llevó a cabo en la Sala de Turbinas de la Tate Modern de Londrés en octubre del 2010. Sunflower Seeds (semillas de girasol).

Tate Modern
La Virreina
En el 2011 fue encarcelado o secuestrado por el gobierno Chino, por supuestos delitos fiscales. Finalmente fue liberado el 22 de junio del 2011 bajo fianza. Tras su liberación a empezado a denunciar casos de torturas en las cárceles de China a través de Twitter y su página web. 

“El enfoque del activismo de Ai Weiwei es único y muy importante, cambiar China. La obra de Weiwei surge de un fuerte compromiso político, lo cual no es la norma, sino la excepción en el arte de los últimos años. La tendencia general es entretener, no a dar mítines. En el último cuarto de siglo, los artistas no han prestado atención a los grandes cambios sociales que se han producido. Apenas se ha criticado una época impregnada por el capitalismo y una moral competitiva en la que lo fundamental eran y es la fama y la fortuna. Por lo que se refiere a los problemas medioambientales, la corrupción política y mediática, el terrorismo, el fundamentalismo religioso, la desintegración del mundo agrario, las diferencias sociales cada vez más extremas, la codicia y la falta de sentimientos de la que hacen gala los banqueros, si uno acude a un museo y da por bueno el testimonio del arte contemporáneo es como si nada de esto estuviera sucediendo. Quizá los ojos y cabezas de los artistas están en otra parte. Es posible que se sintieran en un impasse. Una de las consecuencias que tiene ser artista-empresario, al igual que sucede en cualquier otro negocio, es que uno se volverá tan propenso a caer en la filosofía de la conveniencia como cualquiera y a veces tendrá que firmar contratos con el diablo. ¿Como se puede crear una obra de arte de honda significación anticapitalista, por ejemplo, si uno ha pasado la noche anterior en una cena de museo, llena de pijos, sentado al lado de un financiero que resulta ser, además uno de los mejores coleccionistas/clientes de uno? ¿Como se puede hacer una obra comprometida con el medio ambiente cuando las propias emisiones de carbono de uno son superiores a la media? ¿Es posible hacer un cuadro o una escultura que pretenda arrojar luz sobre una injusticia de la que uno mismo se está beneficiando en el fondo? ¿Como se puede criticar al establishment cuando uno pertenece a su círculo más exclusivo? A no ser que, claro está, que el artista esté operando al margen del mercado y no tenga nada que perder, que es lo que sucede con quienes se dedican al street art (arte callejero)” 1
“Las galerías se lo disputan, los museos le solicitan, su obra se vende en privado y en subastas. Todo lo que lleva su sello triunfa. Norman Foster le contrata y su mujer, Elena Ochoa, le llevó a ARCO el 2008, le ha dedicado una exposición en su galería, IvoryPress, y le ha editado un libro. En 2009 el Pabellón Mies Van der Rohe de Barcelona encargó una intervención a Ai Wewei, que inundó sus piscinas con café con leche. Académico de las Bellas Artes de Suecia, representante de Alemania en la bienal de Venecia…” 2.

Un artistas que juega con los dobles sentidos fonéticos del lenguaje chino.
Utiliza el arte como herramienta de provocación.

Su intención es llegar al mayor número posible de personas y por eso seguramente sus obras tienen una “fácil” interpretación, aunque puedan tener muchas otras, para el público no acostumbrado al arte contemporáneo.





(1) Gompertz, Will. 2006
(2) A. G. Abella 2013

Enlaces de interés:




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Se respetuoso, gracias.