24 de septiembre de 2009

¿Arte Urbano?

Hay cosas que se resisten a salir del hogar. No solo los hijos de la generación de mis padres, osea gente como yo, gente de mi edad, que se aferra a la casa de sus padres como un chicle de fresa al pelo de una niña pequeña. La única solución que hay es coger unas tijeras y cortar el mechón, y es algo que tienes que hacer tú, pq tu madre esta vez no te cortará el pelo, al menos no por esta vez, pq no te ve feo, pq para ella siempre serás su niño y tendrás su-tu casa para siempre que la necesites. Y tú la necesitas, y tanto... que no te das cuenta y sigues diciendo que "me voy a mi casa, que ya es tarde" y noooo!!!!, ya no es tu casa, es la de tus padres. Sal de una vez, coge a tu novia con la que llevas ya 8 años y aún no te has casado, comparte un piso, hipotécate a 40 años (que sumando los treinta pico que tienes, terminarás de pagar con el dinero que te da el estado por tu jubilación, bueno eso suponiendo que exista jubilación), vete a una casa de 55 metros cuadrados a las lejanías remotas de tu ciudad y sé libre y feliz.

Bueno, que me disperso, les mando la foto de unos objetos a los cuales también les cuesta dejar la casa de toda la vida.
Por si no se reconoce muy bien, la foto es el muro interior de una casa, ya que la fachada la han tirado y lo que debía ser la cocina mantiene colgado un colador y un cucharón de cocina.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Se respetuoso, gracias.